sábado, 24 de noviembre de 2007

El Prozac de la Hora Estelar


En un mundo regido mayormente por imágenes, en esta nueva época donde el caminar por la ciudad se vuelve cada vez una experiencia visual. Una pantalla de tele en algún comercio, dando publicidad, entretiene más a los transeúntes que un simple papel con promociones. La televisión se torna una fuerte herramienta de persuasión de la realidad. Un círculo vicioso en el cual, los individuos se ven limitados hasta cierto punto a las señales que son emitidas por las televisoras, y entre mayor sea el desconocimiento de las fuentes, mayor es la repercusión que tiene los medios en la población. En un eco que cada vez parece ser más fuerte, el cual dice: “televisión, reglas de la nación” un estruendo de rayas grises perturba la conciencia del humano, dejándolo en las mismas condiciones. Con cada señal, con cada programa, se va durmiendo al individuo, volviéndolo un adepto de la “realidad” impuesta por el medio. Y así, la telenovela de la tarde-noche, el partido de fútbol de los fines de semana, o la caricatura básica que impulsa a la idiotez, se llega a un sueño en donde no se puede juzgar que es la realidad y que es la ficción impuesta por los medios, con base en la producción de riquezas. El pensar se ha vuelto en un sublevar constante, donde la señal gris de cualquier canal, se vuelve parte impresa en el individuo. Entre un soporífero y el prozac, elementos importantes para elevar la autoestima de cualquiera que lo consuma, aunque sea de forma artificial, en una realidad virtual, la cual parece ser la confirmación de que la población se entrega al pensamiento superficial. Y así, el prozac surtirá efecto en la hora estelar, entremezclando estereotipos, valores, ideales, sentimientos, comerciales y un toque de ironía, darán como resultado la pantalla hueca sin señal.

4 comentarios:

La picara soñadora dijo...

te amo!

Zaleem dijo...

Chido este post :3 me identifique mucho, sera porque yo veo la tele? XD Saludos.

NEBULAMBUBLOG dijo...

David, tienes razón en tu texto. La TV, en general, es una reproductora de idiotas -enajenados, se lee más decente- en serie. Y si preguntas a alguien ¿por qué ves televisión? responderá ufano: porque me divierte, jaja pobres...Suerte en tu escritura amorosa.

La picara soñadora dijo...

david es cierto!!!! lamentablemente es a lo q me voy a dedicar pero si... siempre hay q tener en cuenta l idiotas que somos... jajaja me encanta bob esponja! y su hooo demonios, pero tamien tiene que ver mucho con la persona... y la fuerza de voluntad que tenga para dejarse a llevar por mamadas de la mercadotecnia... yo por eso paso a las hipersencibilidad!!! jajaja lo de hoy es la mota... jaja ah perdon... ekis
jajajajaja
me encanta como escribes mi vida!
te amo